Rescatan a Pascual de su 'cárcel'. Por sus adicciones su mundo se redujo a 2 calles y no vio el mar en 15 años

sábado, 2 de julio de 2016




Por Rubén Pat -

Playa del Carmen, Q. Roo, Mx a 2 de Junio de 2016.- Vivió 15 años en una ‘cárcel’ de 2 calles de la colonia Ejidal, por la sentencia que le impuso el límite de su mente al estar atrapado en las drogas y el alcohol. En todo ese tiempo, Pascual tampoco vio el mar.

Pascual recién rescatado
La ‘sentencia’ de Pascual Arias empezó cuando tenía escasos 13 años de edad, decidió 'revelarse' y abandonar su hogar para sumirse en la ‘burbuja’ del pandillerismo donde probó por primera vez el alcohol y las drogas.

Con el paso de los años, Pascual fue cayendo lentamente dentro de esa terrible ‘cárcel’ hasta quedar totalmente atrapado por los vicios.

Muy pronto, el mundo globalizado de hoy día, se redujo para Pascual de la Avenida 65 a la 70 de la colonia Ejidal con Avenida Juárez; y en muy contadas ocasiones se atrevió llegar hasta la 75 Avenida. Estas calles se convirtieron en su ‘hogar’.

Integrándose a su nueva vida
En esa pequeña área que fue su ‘mundo’ transcurrieron 15 años. Se le podía observar todos los días, borracho, drogado y tirado en la banqueta.

Pascual se deterioró tanto que su aspecto físico se volvió semejante al hombre de las cavernas, similar a los prototipos de películas: greñudo, descalzo, con las barbas crecidas y desaliñadas, y apenas vestido con un short sucio y desgarrado, tal vez por eso la gente prefería evitarlo, por temor o simplemente rechazarlo por indeseable.

Pascual acepta un nuevo ' look'
Pascual había perdido casi todo: familia, amigos pero en contraparte ‘ganó’ el rechazo social, sin embargo tras largos años de permanecer ‘esclavizado’ por este terrible ‘cáncer’, la vida pareciera darle una segunda oportunidad…

Hace unas 3 semanas aproximadamente, el voluntariado del Centro de Ayuda y Rehabilitación “Vida Cristiana en Acción” dieron con él y se ofrecieron a ayudarlo de manera desinteresada.
En voz del mismo Pascual, este dijo sentirse feliz (a sus 28 años) de recibir esta oportunidad de vida, asegurando que su ilusión es recuperar a su familia y reincorporarse a la sociedad como un hombre de bien.
Quizá fue ese subconsciente que dice ¡basta! Para otros fue ayuda divina, pero el caso es que Pascual aceptó el auxilio, y de manera inmediata fue internado en este centro de ayuda que se ubica sobre la avenida 45 entre calles 74 y 76 de la colonia Colosio, donde actualmente se encuentra en proceso de sanación y recuperación.


El regalo a Pascual
“Doy gracias a Dios por haber puesto a estas buenas personas en mi camino, sé que no será fácil pero le voy a echar todas las ganas del mundo para alejarme de las drogas y el alcohol para recuperar a mi familia y la confianza de la sociedad sé que no estoy solo Dios está conmigo” afirmó.

Ayer, los voluntarios de este centro de ayuda y rehabilitación le dieron un regalo, lo llevaron a la playa, y Pascual volvió a ver el mar… después de 15 años.

Pascual rumbo al mar, después de 15 años
Así como Pascual, actualmente existen 12 personas más internadas en el Centro de ayuda y Rehabilitación “Vida Cristiana en Acción” quienes de igual forma se encuentran luchando con la esperanza de escapar de la ‘esclavitud’ de los vicios.

De allí la importancia de que las autoridades y la sociedad aporten su 'granito de arena’ para poder ayudar a este centro de rehabilitación donde se imparte ayuda gratuita a todo aquel que lo requiera, toda ayuda puede ser canalizada directamente o contactar al Encargado de nombre Jorge Escamilla al teléfono celular 9841878824

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More