Alberto Millar López, con 'licencia' para invadir. Lo premió Borge como 'sicario' de la información

viernes, 23 de septiembre de 2016





Por: Rubben'S Cassanova -
Playa del Carmen, Q. Roo, Mx a Solidaridad 23 de septiembre de 2016.- Alberto Millar López, dueño de la revista Polémica, “con licencia para invadir” luego de que el Instituto de Patrimonio Inmobiliario de la Administración Publica del Estado (IPAE) le entregara un título de propiedad de un terreno de casi 4 hectáreas que este invadió, misma que se encuentra ubicada a la salida de Cancún, conocido también como la “sascabera. 
Dicho Título de propiedad está firmado por Claudia Romanillos Villanueva directora del IPAE, quien a propósito apenas hace unos días compareció ante el congreso del estado, siendo severamente cuestionada por los legisladores por su opacidad en la venta del patrimonio del estado de Quintana roo.
Un claro ejemplo de ello, fue la venta a modo de “ganga “de un extenso predio a favor del grupo Bahía Príncipe, el cual el IPAE malbarato al precio irrisorio de 65 pesos por hectárea.
En amarillo el polígono de las sascaberas. Foto: Google Maps
Para regresar a nuestro tema principal, el predio que fue titulado ilegalmente a favor de Alberto Millar, se encuentra ubicado dentro de una superficie de 700 hectáreas misma que fue expropiada al ejido Bonfil a solicitud del entonces gobernador del estado Mario Villanueva por decreto presidencial el 4 de julio de 1994.
Sin embargo, dicha expropiación fue desvirtuada, y actualmente la superficie territorial es usada por los gobiernos priistas para premiar a incondicionales, tal es el caso de Alberto Millar, uno de los principales artífices de la guerra sucia contra Carlos Joaquín Gonzales gobernador electo.
Título entregado por Claudia Rimanillos
Alberto Millar, también ha usado su revista polémica para lanzar ataques a diestra y siniestra a opositores del gobierno de Roberto Borge, quien claramente lo premio por sus servicios como “Sicario de la Información” entregándole este predio con valor catastral de más de 30 millones de pesos.
El predio en referencia, es el mismo donde se encontraba una pequeña aeropista misma que el año pasado fue invadida y desalojada por Alberto Millar López usando incluso el aparato de seguridad del estado, según consta en una denuncia penal que actualmente se encuentra en proceso de resolución.

“LA HISTORIA REAL DE LA INVASION DEL PREDIO CONOCIDO TAMBIEN COMO LA SASCABERA”

El terreno entregado a Alberto Millar se encuentra en lo que se conoce es la zona de sascaberas, una franja colindante con la reserva natural Manglares del Sistema
Lagunar Nichupté y que desde hace muchos años fue impactada y que corresponde al corredor Cancún-Aeropuerto.
El 4 de julio de 1994, con base en un decreto del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, se expropió “por causa de utilidad pública” al ejido ‘Alfredo V. Bonfil’ esta franja de 783 hectáreas a favor del Gobierno de Quintana Roo para, supuestamente, destinarse a la regeneración de áreas degradadas por explotación de materiales pétreos.
La cercanía con Borge: 'favores' y guerra sucia
En su momento, el gobierno estatal pagó por estas tierras al Ejido Bonfil sólo un millón 500 mil pesos.
Sin embargo, desde 1998, el FIFONAFE documentó que parte de la superficie expropiada no cumplía con la causa de utilidad pública, por lo que la directiva ejidal inició el 3 de abril del año 2000 una demanda de reversión de tierras ante el Tribunal Unitario Agrario bajo el expediente 48/2000.
De acuerdo con un peritaje realizado en agosto del 2000, tanto la directiva ejidal como el gobierno del estado, concluyeron que de las 783 hectáreas, sólo en 515 hectáreas se cumplía la causa de utilidad pública establecida en el decreto de expropiación, mientras que en las restantes 268 hectáreas se cambió el destino, ya que existen construcciones de diversos usos.
Con algunas modificaciones, el acuerdo era que el Gobierno del Estado debería pagar una nueva indemnización por los terrenos que no cumplían con la causa de utilidad pública si es que querían conservarlos, lo cual, al final, implicaba no 268 hectáreas sino por lo menos 325 hectáreas.
En el mismo oficio, se señaló que la superficie restante de 467-80-04 00 hectáreas, está considerada como Área Natural Protegida, cuyo uso no tendría modificación alguna.
Hacia el 2002, se alcanzó un acuerdo en el que el Gobierno de Quintana Roo aceptó pagar poco más de 188 millones 730 mil pesos de contraprestación por la superficie destinada a otros fines y así concluir el litigio de reversión de tierras.
Adicionalmente, el polígono de expropiación fue regulado hasta la modificación del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población 2014-2030 por el Programa de Ordenamiento Ecológico Local del Municipio de Benito Juárez, Quintana Roo 2015 (POEL) que estableció una Unidad de Gestión Ambiental especifica la número 15 concretamente, denominada “Zona de Sacaberas” con política de ordenamiento ecológico de restauración, con uso de suelo predominante de centro recreativo, con una densidad máxima permitida y porcentaje de desmonte de cero. [Con información de Noticaribe] [Nota original: Noticaribe]

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More