Pandilleros descalabran a 2 sujetos; y la Policía detiene a 2 inocentes

domingo, 26 de junio de 2016



Por Francisco Romero -


Playa del Carmen, Q. Roo, Mx a 26 de Junio de 2016.- Ataque de pandilla deja como resultado a 2 descalabrados, pero también 2 personas detenidas por ‘error’.
Al filo de las 14 horas de este domingo en la colonia Colosio, una pandilla de aproximadamente 6 malandros agredieron con palos y piedras a otras 3 personas del sexo masculino que caminaban en la calle 62 con 35 Avenida.
Pedrada en la cabeza
Fue una riña confusa en todos los sentidos. Los agresores tomaron palos y piedras para agredir, sin motivo aparente, a otro grupo hombres que transitaban por el lugar. El resultado fueron 2 descalabrados severamente con sendas pedradas en sus respectivas cabezas, y otro más logró huir. Los agraviados aseguraron que únicamente pasaban por el lugar cuando fueron agredidos por los pandilleros.
Cuando la Policía se movilizó a este punto, los agresores salieron corriendo del lugar y se resguardaron en una cuartería ubicada en la calle 66 entre avenidas 40 y 45.
Vecinos de la Colosio atestiguaron los hechos
Y mientras los heridos eran atendidos, la Policía detuvo a un muchacho que no estuvo involucrado en las agresiones, atestiguaron los vecinos del lugar que ya habían salido a la calle por el escándalo provocado por la riña y los cuerpos de seguridad y emergencia.
Ante esta injusticia aclamada por los vecinos, el padre del muchacho detenido reclamó a los policías la inocencia de su hijo, pero los uniformados que no entendieron razones, se les hizo muy fácil detener al padre del joven y llevárselo también, al mero estilo: “¡pa´que aprendas a no reclamarnos!”.
Estas acciones enfurecieron a los vecinos, quienes de los reclamos pasaron a los empellones contra los gendarmes ante el abuso de autoridad policial. Los testigos le gritaban el por qué no detenían a los pandilleros en vez de un padre e hijo que no participaron en acto vandálico. “Se llevan personas inocentes y a los malandros no los agarran”, reclamaban.
Entre empujones, reclamos e insultos, los policías se llevaron, como pudieron, al padre e hijo ante la turbamulta que se estaba formando en su contra. Prácticamente huyeron antes de que la situación empeorara, pues los vecinos estaba por ‘reventar’, pues aseguran que la Policía sabe perfectamente bien quiénes son los pandilleros y nunca les hacen nada, pero en cambio, agarran inocentes (chivos expiatorios) para presentarlos a sus jefes y vean que están haciendo bien su trabajo.
Mientras tanto, los descalabrados se negaron a ser trasladados a un hospital para la atención médica adecuada, a pesar de la recomendación de los paramédicos de Costamed.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More