Exhiben al nuevo notario de Borge 'Rafael Duarte', hermano del 'pluri' Juan Carlos Pareyra

lunes, 18 de julio de 2016



Jorge Julián Pereyra Escudero, hermano del próximo diputado plurinominal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Juan Carlos Pereyra, y quien se convirtió en uno de los privilegiados de Roberto Borge al recibir de regalo una notaría a unos meses de dejar el cargo, está implicado en la invasión del fraccionamiento In House en Playa del Carmen usando otra identidad.

(VIDEO: Minuto 22:50, se cambia la identidad)


Un video grabado en mayo del 2015 en poder de Noticaribe, exhibe a este personaje como defraudador, embustero y parte de una red de estafadores que promovieron las invasiones de casas abandonadas por una empresa inmobiliaria que se hundió en la quiebra y cuya cartera vencida supuestamente pasó, en una parte, a manos de la empresa ‘Crédito Inmobiliario’, y a HSBC, instancias que están en proceso de desalojar a las personas que no acepten pagar los adeudos.
La familia de Pereyra festejando

Haciéndose pasar por el licenciado ‘Rafael Duarte’, en el video, Jorge Julián Pereyra Escudero trata de convencer a una escéptica mujer que el negocio de la invasión es seguro y que tiene que pagar la cuota que se le está exigiendo por supuestos trámites legales que él y un grupo de abogados estaban realizando en ese entonces para que los invasores lograran, después de un litigio, quedarse con las propiedades de In House.

En ese entonces, su hermano, Juan Carlos Pereyra era secretario del Ayuntamiento de Solidaridad que presidía Mauricio Góngora, periodo en el que, extrañamente, los invasores siempre gozaron de total impunidad, ya que la policía nunca se metió con ellos ni impidió que siguieran ocupando más casas y terrenos en esa zona.

De acuerdo con la fuente, Jorge Julián Pereyra Escudero, haciéndose pasar por el ‘licenciado Rafael Duarte’, les cobraba 5 mil pesos a cada invasor por honorarios por un juicio de prescripción adquisitiva que supuestamente estaban iniciando para lograr quedarse con las propiedades ocupadas ‘de modo legal’.

Hace apenas un par de semanas, se conoció que Jorge Julián Pereyra recibió desde el pasado mes de abril la notaría número 93, parque de un paquete entregado por el Gobernador Roberto Borge a incondicionales.

El ‘regalo’, se dio dos meses después de que Juan Carlos Pereyra, quien era un colaborador de Carlos Joaquín, decidiera darle la espalda a su antiguo líder político y aceptara no renunciar al PRI como aquel lo hizo.

Como premio, además, Juan Carlos Pereyra fue puesto en la lista de candidatos plurinominales al Congreso como tercera posición, y con el resultado de los votos de la elección del pasado 5 de junio, alcanzó a quedarse entre los 25 próximos diputados locales.

El video tomado con un teléfono celular, con una duración de 27 minutos y 29 segundos, es por momentos tedioso y durante la mayor parte no está centrado, aunque el audio se escucha perfectamente en todo momento.

Al principio, se escucha a una mujer que se identifica como Rosa Aurora, expresar sus dudas sobre la legalidad de una carta de desalojo que le llegó por una de las viviendas invadidas, que ocurrió por no pagar la cuota exigida, así como sobre la promesa de los licenciados de que, tras un litigio y el pago puntual de cuotas por honorarios, se podrían quedar con ellas.

El lugar donde es grabado el video es una vivienda habilitada como oficina que es atendida, en ese momento, por dos licenciados que escuchan a la mujer, aunque quien lleva la voz cantante es el que, más tarde se sabrá, es el hermano de Juan Carlos Pereyra.

“Nos entró la duda de que esto pueda ser falso”, dice la mujer al pedir al licenciado que le explique en qué consiste su trabajo y sobre la cuestión legal en torno al conflicto que está enfrentando.

El licenciado, en un principio, se muestra indignado por los cuestionamientos y le dice: “yo no tengo porqué comprobarte nada”.

Sin embargo, el licenciado luego se muestra generoso y le dice que le va a explicar “para que no haya dudas”.

Y es así como le trata de convencer de la certeza de todo el procedimiento en el que a ellos se les entrega un ‘convenio de promesa de compra venta’ que sirve para simular que son personas defraudados por la supuesta inmobiliaria, y por lo tanto proceder a la defensa legal que los abogados están realizando para lograr que, al final, los invasores del fraccionamiento In House se puedan quedar con las viviendas.

Y ante las dudas, insiste: “No vengo a hablar de chismes de lavadero, yo soy una persona profesional (…) lo que yo te diga créemelo”.

El licenciado, al que hasta ese momento no se le ha visto el rostro en el video, sostiene que el trámite de defensa legal de los invasores es real y que hasta ese momento ya tenían alrededor de 150 expedientes en el juzgado segundo civil, es decir, 150 personas que estaban pagando sus cuotas.

“Crees que voy a presentar ante el Ministerio Público una denuncia de despojo si el documento es falso”, le recrimina. “Crees que si la documentación fuera falsa, la aceptaría un notario público”.

La referencia es porque el trámite de los contratos de promesa de compra venta pasaron primero por la Notaria 67 de Luis Gabriel Palacios Velasco, a pesar de que el documento —que Noticaribe también tiene en su poder— exhibe serias dudas como el hecho de en él nunca se identifica al o la supuesta vendedora de las viviendas a los presuntos invasores.

“Yo quiero ser su amigo”, insiste. “Yo soy su abogado y yo los voy a proteger” porque “mientras ustedes estén pagando y su juicio esté bien, a ustedes nadie los puede sacar”.

Así continúan las explicaciones y es hasta el minuto 9:29 cuando la cámara finalmente se enfoca y muestra al licenciado a cargo de todo el proceso. Sin lugar a dudas, se trata de Jorge Julián Pereyra Escudero, aunque hasta ese momento de la grabación, éste no se ha identificado.

El licenciado enfatiza que una vez iniciado el juicio, y mientras no haya sentencia, nadie los puede sacar de las viviendas, pero les advierte que “los únicos que podemos sacarlos por falta de pago, somos nosotros”.

“Yo no quiero problemas, aquí el que paga y cuida su casa no tiene porque meterse en problemas”, anota.

“Si ustedes confían en mí, yo voy a confiar en ustedes (…) creanme que después de esa prórroga que les voy a dar ya no va a haber otra (…) no quiero problemas, yo aquí vengo a ayudarles”, agrega en un tono que quiere ser conciliador.

“Yo quiero que me vean como su protector y como su amigo, nada más ustedes no abusen de mí porque yo vivo de eso y el día que tengan su sentencia me lo van a agradecer”, dice. “Es su patrimonio, es su casa, son privilegiados”.

Sin embargo, les insiste que si no pagan, “me va a dar mucha pena” pero los va a tener que desalojar: “Así me traigan a Peña Nieto, así me traigan a Borge, los tribunales a mi me amparan (…) a mi no me van a meter al bote ni me van a desprestigiar, ni nada, yo tengo manera de acreditar que estoy haciendo mi chamba; entonces no me venga aquí a amenazar ni nada”.

Y es después de esto, al minuto 19:10 de la grabación, cuando uno de las personas que escuchan las explicaciones le pide al licenciado su nombre.

En ese momento, con la cámara enfocando el rostro del ‘licenciado’, es cuando Jorge Julián Pereyra , el hoy notario número 93, se identifica como ‘Rafael Duarte’.

– Perdón, licenciado, su nombre…, le preguntan.
– Rafael Duarte, Rafael Duarte, contesta. Y agrega un teléfono: 984 87 63830.

El otro ‘licenciado’ que representa al despacho también se identifica. Dice llamarse ‘Pedro Gómez’.

En el minuto 22:50, ante nuevos cuestionamientos, el licenciado ‘Rafael Duarte’ se vuelve a mostrar indignado, a pesar de que les acaba de mentir sobre su verdadero nombre.

“Yo no quiero que me vuelvan a hacer otra pregunta sobre identidad porque me ofenden: si yo fuera un impostor no metería los pies en un juzgado, tus papeles están en un tribunal competente (…) y doy la cara y voy a los juzgados a ver tus expedientes”.

“Aquí lo único que habla es el trabajo, mi trabajo en el despacho”, reafirma.

Jorge Julián Pereyra es el mismo que en 2014 fue exhibido por la revista Proceso cuando, a través del nombre de su esposa, el Ayuntamiento de Solidaridad, con su hermano Juan Carlos Pereyra como secretario general, le otorgó la explotación de frentes de playa en la exclusiva zona de Playacar en Playa del Carmen. [Noticaribe]










0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More